jueves, 4 de agosto de 2011

Qoyllur Riti (Fiesta de las naciones indígenas)

Imprimir

Fue una de las experiencias bonitas y místicas participar de la fiesta del Qoyllur Riti -Apu Ausangate- Cuzco. Es una fiesta grande celebrada por mucha gente, en especial por los qaris/hombres y warmis/mujeres de las naciones indígenas en la que se mezclan la cosmovisión andina con elementos del catolicismo. Aqui se rinde culto a las montañas/cerros o Apus (diversas divinidades y espíritus de los incas y de los que en ella cereemos), donde viven los wamanis o espíritus tutelares del hombre andino; pero también se venera a Jesucristo, Señor de Qoylluriti y protector de sus devotos.

Durante la travesía se puede observar muchas cruces, la costumbre de colocar cruces sobre los cerros, dicen que representa la unión del cielo/hanan pacha con la tierra/kay pacha; la comunicación de la Pachamama con el mundo de arriba, donde están los astros sagrados. Es por esto que es tan importante, la celebración de la fiesta de la Velación de la Cruz, la cual se celebra anualmente el 3 de Mayo.

Esta misma fiesta se celebra en Chamis-Cajamarca-"La fiesta de la cruz de 3 de mayo"-. En ella se rinde culto a la Chakana o Cruz del Sur; la cual en esa fecha adquiere la forma astronómica de una cruz perfecta. Los indígenas ascienden a lo más alto de la montaña, a la cual agradecen la buena cosecha y las lluvias fertilizantes. Luego bajan la cruz móvil desde el el Apu y cuentan que la velan por cinco días; al cabo de los cuales la regresan de nuevo a su lugar de origen.

Cuentan que"El Santuario del Señor del Qoyllur Riti se encuentra en la base del glaciar. Su origen se remonta a 1780, cuando se dice que al niño pastor, Mariano Mayta, se le apareció un niño mestizo de cabello claro que lo ayudó a cuidar y reproducir su ganado. El padre de Mariano, en agradecimiento por la ayuda prestada a su hijo, le compró un atuendo lujoso. Esto llego a oídos del obispo del Cuzco, quien mandó al párroco de Ocongate a investigar el asunto. Al ser descubierto el niño por el párroco, éste desapareció, y en su lugar quedó en pie un árbol en forma de cruz. Marianito murió de pena por la ausencia de su amigo, y en el lugar adonde fue enterrado, apareció la imagen de Cristo crucificado. Allí se construyó el templo del Señor de Qoyllur Riti".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada